Agradecer y perdonar. Adendo

No han sido muchos, tan solo dos, pero ha habido comentarios al respecto de mi anterior entrada que me han hecho ver que no he sido capaz de transmitir el mensaje que quería. Por eso he hecho este adendo al post de ayer.

Pero antes de nada, daros las gracias a todos los que lo habéis leído y comentado. El de ayer es, hasta la fecha, el post más leído y comentado.

Agradecer y perdonar es una forma de entender la relación que uno mismo tiene con el mundo que le rodea y lo que se quiere transmitir al exterior. Eso no quiere decir que adquieras una posición sumisa o pasiva ante la vida, ni mucho menos. No quiere decir que no se busque la justicia o que pongas la otra mejilla después de que te hayan cruzado la cara. No se trata de eso.

Lo que quiero decir es que no debemos permitir que las cosas malas que pasan a nuestro alrededor dictaminen cómo nos sentimos. Por usar el ejemplo que ha usado mi hermana en su comentario, si alguien me pega un hachazo en la mano no lo voy a agradecer. Más allá, lo denunciaré y perseguiré el castigo de esa persona, porque es lo justo. Pero eso no quita que yo quiera perdonar a la persona que me ha hecho daño para que su daño sea sólo físico y no moral también. El físico no lo puedo solucionar, pero sí que elijo que ese acto no marque mi caracter y el resto de mi vida. Eso es perdonar. Esa es la parte sencilla, como decía en mi anterior entrada.

La parte más complicada es la de agradecer. Agradecer tiene que ver con tener una visión de 360º de las cosas. Es una visión muy budista y muy sencilla. Si analizas todo lo que te pasa en la vida, puedes verlo con una óptica positiva o negativa. Tú eliges. Lo bueno es ser capaz de ver ambas y quedarte lo bueno (o lo menos malo). No es sencillo y en muchos casos requiere tiempo y distancia, pero es liberador.

Agradecer y perdonar son acciones de puertas para dentro, para tí mismo.

Ya sabéis que para sonreir sólo hacen falta 15 músculos y 40 para fruncir el ceño. Es mejor, más sencillo y más económico ser feliz… y no me hagáis hablar de vibraciones, que eso lo dejo para otro post.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Filosofía. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Agradecer y perdonar. Adendo

  1. jbenaper dijo:

    -No hay peor intromisión
    que una hermana respondona
    y un padre criticón.-

    Te queremos, un besazo/pp

  2. Susana dijo:

    Hola soy Susana compañera de trabajo de Inma cuando me dejo el texto para fotocopiarlo me permiti leer unas cuantas frases, según iba leyendo no podía parar, cuánto me he identificado con ellas muchas gracias por ese texto tan bueno, a mi me ha hecho reflexionar mucho, un abrazo y espero con impaciencia otra lectura tan emotiva cómo la que has escrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s