Magic!

Además de ser un divertido libro de Terry Pratchett, me ha parecido un nombre apropiado para esta entrada.

Es interesante ver la amplia entrada que tiene la palabra “magia” en wikipedia, os invito a echarle un vistazo:

Hoy me apetecía hablar del uso de la palabra magia como explicación a lo inexplicable. Hoy en día hemos desterrado esa palabra de nuestro vocabulario porque parece muy vinculada a lo irracional y lo irracional, en nuestra cultura actual, no tiene cabida.

Ojo, que nadie se equivoque. No estoy postulando en contra de la ciencia. A lo que quiero llegar es a que nuestros ancestros llamaban magia a todo lo que no podían entender. Para los hombres primigenios todo lo que les rodeaba era magia. La magia estaba en el sol que se ponía y en la luna creciente, en el crepitar del fuego, la lluvia… Poco a poco se le fue dando una explicación a todo lo que les rodeaba. O bien entendíamos el funcionamiento de todo aquello que nos rodeaba o, por el contrario, lo atribuíamos a un ser o seres superiores.

De aquí surgió la explicación de las religiones masivas: “esto es obra de Dios, tómalo como dogma de fe o sé castigado como hereje”. Galileo, podría dar fe de ello, pero probablemente también cualquier persona en el Irán actual. Aquí llegó el declive de la magia.

Después de que la religión le atribuyera a Dios todo lo inexplicable, llegó la “ilustración” y con ella un raciocinio que, en muchos casos, nos ha hecho perder nuestra conexión espiritual con lo que nos rodea. Aquí llegó la muerte de la magia.

Si tuviéramos una máquina del tiempo y pudiéramos traernos a nuestra época a un antiguo maya, un egipcio o un babilonio, quedaría absolutamente desconcertado y pensaría poco menos que todos nosotros somos magos, con nuestros teléfonos, teles y mandos a distancia, coches, aviones… Todas esas cosas que para nosotros son comunes y diarias.

Y, sin embargo, ya a nadie se le ocurre tildar de magia aquello que aún no conocemos y que no podemos explicar. En el mejor de los casos ponemos todo nuestro empeño es descifrarlo, como la física cuántica – si alguien cree que el hecho de que una molécula pueda estar en dos sitios a la vez o que un sólido se comporte como una onda, entre otras muchas cosas, no es magia, que levante la mano -, en otros, hacemos todos los esfuerzos posibles por taparlo.

He puesto como ejemplo el traer a un hombre de alguna de esas primera comunidades ilustradas a nuestra época pero, ¿y si hiciéramos lo contrario?

Tendemos a pensar que si pudiéramos viajar al pasado, nosotros, los hombres del s. XXI, seríamos poco menos que dioses si apareciésemos de repente en alguno de estos pueblos antiguos. Y lo que no nos damos cuenta es de que, probablemente, los primeros sorprendidos seríamos nosotros mismos.

Con toda nuestra tecnología, matemáticas, física y conocimientos, aún no hemos sido capaces de descifrar cómo civilizaciones antiguas, que no conocían ni la rueda, eran capaces de tallar, con apenas unos pequeños utensilios de cobre y otros materiales blandos, levantar y transportar bloques de más de 100 toneladas de peso que aún hoy en día harían falta hasta 20 grúas para desplazar.

Para ponerlo todo en perspectiva. La pirámide de Keops está construída con bloques de piedra de entre 2 y 3 toneladas. Eso equivale a entre 200 y 300 coches apilados unos encima de otros. Yo no sé vosotros, pero intento recordar las imagenes de los libros de texto sobre cómo se hicieron las pirámides y veo la ilustración de tres o cuatro esclavos tirando de uno de estos bloques de piedra equivalentes a 200 coches, sobre el que, además, iba subido un egipcio con un látigo. No creo que el refuerzo positivo del látigo hiciera más por ayudar en esta árdua tarear que el hecho de que el capataz se hubiera bajado del bloque para aligerar peso…

Ejemplos como este hay miles a lo largo de la historia. Desde el hecho de que los mayas no conocieran la rueda y fueran capaces de construir esas enormes edificaciones sin tan siquiera usar argamasa para asentar esos enormes bloques que piedra. O que los bloques de piedra, de distinto tamaño, forma y peso, se unieran como si fuera un gran juego de tetris para acabar haciendo intrincadas construcciones.

Hay cientos o miles de cosas que hoy en día no podemos explicar sobre nuestra propia historia, incluyendo métodos constructivos, usos de edificios u ooparts. Todo lo que hemos intentado explicar y no hemos podido, lo hemos enterrado, obviado para mantener la línea de la historia tal y como ahora la entendemos.

Porque creer que otra forma de hacer las cosas es irracional y tenemos miedo de que lo irracional nos lleve a dejar de creer en lo establecido y que si dejamos de creer en lo establecido reine el caos.

He oído, visto y leído mil teorías, cada cual más peregrina, para dar explicación a lo inexplicable, a aquello de la ciencia moderna ha desahuciado por imposible. Desde atribuirlo todo a seres extraterrestres, hasta los antiguos Atlantes o que los antiguos eran capaces de controlar la materia.

No tenemos pruebas de nada, son todo conjeturas, pero lo realmente importante para mí es que, probablemente, se nos esté escapando la respuesta entre los dedos por nuestra propia manera de afrontar la solución a los problemas.

Actualmente tenemos una serie de valores establecidos que no nos permiten, por mucho que intentemos, empatizar con los antiguos constructores y dar solución a sus problemas de la misma manera que ellos lo hacían. Nuestros procesos mentales no son los mismos, nuestras creencias no son las mismas y, desde luego, nuestra conexión y nuestro entendimiento del entorno no es la misma.

No deja de ser una ironía que para nosotros pueda parecer magia ahora lo que para otros era cotidiano hace siglos, y viceversa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Filosofía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s